Oración de la mañana a San Judas Tadeo

Mi amado y bienaventurado San Judas Tadeo, invoco tu sublime presencia en esta mañana que en la gracia de nuestro Señor se me ha regalado.
Donde a través de mis ojos puedo deleitarme con la belleza de un nuevo día.

Reconociéndote como mi fiel protector a quienes son encomendadas las causas imposibles.
En esta oración de la mañana, mi querido San Judas Tadeo dejo en tus manos mi destino, se guía en mí andar de este día que ha iniciado.

San Judas Tadeo a ti, a quien la iglesia reconoce universalmente y permite a tus fieles seguidores honrar y aclamar tu santo nombre.
Te pido me des el privilegio de tus ruegos y no me abandones mientras transcurre mi día.
Esta mañana Santo Patrono, acudo a tu bondad para que me socorras si ves que mis fuerzas desvanecen.
Has que me aferre a tu divinidad y conviértete en la lámpara que ilumine mi alma y fe.

Tú, San Judas Tadeo eres el único con el poder de vencer las tribulaciones que me agobien este día.
Por eso cada mañana elevo esta plegaria en tu nombre para que seas mi protector y bendigas mi vida como Jesús bendijo a sus apóstoles en el último día.
Gracias padre santo por dejarme despertar esta mañana y orar en tu excelso nombre.

Gracias por todo lo que hoy deparas para mí y gracias mi amadísimo San Judas Tadeo por honrarme con tu misericordiosa protección.
En tus poderosas manos San Judas Tadeo y las de Dios mismo, me dejo caer.

No me hace falta nada más, solo sus cuidados y compañía para vivir, respirar y caminar en santa paz.

Amén.

¿Por qué orar en la mañana a San Judas Tadeo?

Siendo la oración el arma más poderosa que tenemos los cristianos, nunca podemos olvidar a quienes con sus divinas presencias interceden ante Dios para cuidarnos. Por ende, despertar cada mañana es un regalo que nos ha dado Dios y agradecer por un nuevo día es lo primero que debemos hacer al abrir nuestros ojos.

Solicitar que nos cuiden y nos protejan de lo malo que hay en el mundo es algo que no solo llenará tu alma. Sino que te permitirá caminar lleno de fuerza y con una fe renovada.

Hacer una oración de la mañana a San Judas Tadeo, te hará acreedor de la protección de uno de los santos más poderosos dentro de la fe de nuestra iglesia. Pues él es considerado el patrono de las causas perdidas.

Solo él, San Judas Tadeo y esta oración, podrá arroparte con su protección y con su amor. Te permitirá salir airoso de cualquier cosa que esté llena de maldad a tú alrededor y su divina presencia te acompañará desde el inicio de la mañana.

¿Puede mi oración de la mañana llegar a Dios por medio de San Judas Tadeo?

San Judas Tadeo como el resto de los discípulos, también fue elegido por Jesús. La única diferencia es que según algunos libros antiguos era su pariente consanguíneo. Por tanto, es factible pensar que nuestras oraciones, súplicas y peticiones llegarán a Dios a través de él.

No hay nada más útil que recurrir a nuestros santos para acercarnos a Dios. Ellos son sus siervos y son los únicos que poseen el don de guiarnos por el camino de la bondad. Y San Judas Tadeo tiene un lugar privilegiado junto a nuestro Señor.

A través de la oración de la mañana a San Judas Tadeo, estamos solicitando de él su bondad y amor. Siendo esto lo que agrada a Dios de sus Discípulos, es lo que alienta para prestar atención a nuestras súplicas.

La oración de la mañana a San Judas Tadeo, es la forma más oportuna para expresa sin temores tus preocupaciones. Reconociendo que por tu fe y humildad él te escuchará y serás atendido por el altísimo.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario